Sala de Prensa Fundación TELMEX Telcel


Sala de prensa

Entérate a detalle de todas las actividades que realizamos en Fundación Telmex.

Sala de prensa
Historia de vida de César Eduardo Lomas Herrera / De la Calle a la Cancha.
Jueves, 06/08/2015
Comunicado

¡Hola!

Mi nombre es César Eduardo Lomas Herrera, tengo 19 años y soy de Guadalajara, JaIisco. Me dicen el “Pelón”. Cuando tenía 5 años de edad empecé a jugar fútbol  y siempre he jugado con personas más grandes que yo en la calle, pues pertenezco a una familia.

Conforme paso el tiempo las cosas se  pusieron mal, la principal causa fue el vicio de mis dos “mamás” y mis hermanos.  Si digo “mis madres” es porque quien me crió se llama Otilia Arellano y quien me dio la vida se llama Rosa Patricia Lomas Herrera.

Mi verdadera Madre (Paty) llego de Tijuana con mi abuelita y algunos tíos, ya en Guadalajara mi madre se les perdió y desde entonces vivió en la calle donde paso hambre, frío, maltratos, vicios,despúes conoció a Otilia que ya tenía 4 hijos que ya eran drogadictos.

Viví y crecí rodeado de gente con problemas de drogas carros, pues mi familia se dedica a limpiar vidrios de los coches, a pesar de ello comencé a ir a la primaria. En la escuela y en el barrio inicie a jugar al fútbol y le fui perdiendo  miedo al balón, también jugaba con chavos más grandes,  y ellos me decían que fuera hacer pruebas a algún club, yo les decía que si iría pero la verdad no tenía feria para pagar los camiones.

Cuando entre a la secundaria no teníamos dinero,  a mi mama no le alcanzaba y comencé a ir al crucero. Ahí me  involuce con toda la gente de la calle,cuando veía a mis jefas bien borrachas, a mis carnales bien tonchos y bien marihuanos, a mí también me daban ganas también de pistear y de monear, pero la verdad ,no es por ser acá pero siempre he pensado en mi carnalito el mas morro el se llama José Alejandro, yo lo veía y decía: nel yo tengo que ponerle el ejemplo  para que no sea como mis carnales y no quiero que vaya a los cruceros a limpiar carros.

Mi mama Otilia dejo de pistiar y drogarse, ayudo a que mi mama Patricia también dejara el vicio y ahora ya todo es mas chido. Un día llego una señora en una bicicleta al crucero dónde trabajaba mi jefa y le dijo que invitaba a un torneo de fútbol, le explicó a mi mamá cómo estaba el rollo del torneo y le dejo unas hojas para que formáramos equipos y luego pasaría por ellas, cuando llego a la casa nos dijo que el torneo era para chav@s de la calle como nosotros,nos emocionamos y armamos el equipo con mi hermano uno de los más grandes y con otros amigos y les dije: hey hay que echarle ganas para que nos seleccionen…Y así fue, yo esperaba con ansias el día del torneo tenía 14 años y mi carnal 18.

Cuando se acabó el torneo me puse muy triste pero también me alegre porque a mi carnal quedó seleccionado. Le dije : ¡Que chido que te seleccionaron! a ver si así te calmas y me dijo:simón carnal y en voz baja respondío: a mí nadie me cambia. Yo le dije: nel el fútbol es lo máximo, es lo que nos gusta así que pues aplícate y se fue al DF. Yo comencé a jugar más y a entrenar para el siguiente año, cuando nos avisaron del torneo me metí a un equipo,  para ese torneo estaba con la mentalidad y la actitud para ganar y ser seleccionado.

El primer día nosotros ganamos nuestros partidos, el segundo día ya casi cuando se acababa el torneo se me acerco un señor y me dijo que llenara una hoja y que no me fuera porque iban a nombrar a los seleccionados, si no estaba perdería el lugar.Cuando comenzaron a nombrar y el cuarto fui yo la neta me emocione bien machín, sólo de pensar que iría al torneo fuera de la ciudad y representaría a Jalisco.

En el torneo  nacional Street Soccer no nos fue bien pero la experiencia si ha cambiado mi vida, ahora en vez de drogarme la neta prefiero entrenar para cada torneo que venga, porque quiero irme al mundial, es uno de mis sueños. Ahora estoy juntado con  una persona y tengo una hija de 11 meses y ella me da ánimo para seguir echándole más ganas a la vida y también al torneo.

Todo lo que hago es pensando en mi hija, ella se llama Samantha Nicole y la verdad es mi adoración, cuando nació también fue uno de los días más bonitos de mi vida y es una experiencia padrísima, mi esposa se llama María Isabel Orozco, esta es mi familia y espero que mi hija no pase nada de lo que yo he pasado porque son cosas muy feas.

Esta es mi vida, mi familia y la historia de cómo el torneo de fútbol  en Guadalajara y Street Soccer cambiaron mi vida.

César  Eduardo Lomas Herreara.